miércoles, 4 de julio de 2012

Bankia como síntoma de decadencia

El Llobregat Junio 2012



Los pequeños y medianos empresarios de este país, saben el esfuerzo que supone sacar adelante sus empresas y mantener los puestos de trabajo que dependen de ellas.
Estos pequeños y medianos empresarios, el nervio económico de nuestra sociedad, saben perfectamente que deben presentar anualmente balances y cuentas de resultados que reflejen exactamente la situación contable de sus empresas, de no hacerlo las multas y sanciones de la Hacienda pública caen implacablemente sobre ellos, y si las cuentas dan balances negativos, estos emprendedores deben cerrar su negocio y responder con su patrimonio personal de las pérdidas habidas.


Por explicarlo de forma simple y directa, el caso Bankia consiste en lo siguiente. Los directivos de Bankia han declarado durante años beneficios, falseando los datos reales, y cobrando los incentivos por cumplimiento de objetivos, esgrimiendo esos balances positivos han vendido a 400.000 personas acciones de Bankia; ahora resulta que se descubre que no sólo no había beneficios sino que las pérdidas eran de unos 23.000 millones de euros, sin embargo durante el año pasado esos directivos se han embolsado 12,4 millones de euros por su “gestión profesional”, mientras estafaban deliberadamente a esas 400.000 personas que compraron las acciones del banco gestionado por ellos. Además, esos 23.000 millones euros los dará el Estado, es decir, serán dinero público de los contribuyentes, bajo la fórmula de “compra de acciones”, porque Bankia necesita ese dinero para cumplir las exigencias del propio Estado en vista de los créditos concedidos, es decir, esos 23.000 millones de euros, pasarán a ser “reserva en provisión de fondos” y por lo tanto un dinero prácticamente inmovilizado en Bankia. Para más inri ese agujero hace que la cuota de riesgo de España se dispare y tengamos que pagar más dinero por el dinero que nos presten, cosa que perjudica gravemente a todos y cada uno de nosotros.

Nadie a querido hacer un debate público sobre Bankia, hay que recordar que el Consejo de Administración de Bankia tiene miembros incluso de Izquierda Unida y sindicatos con altas remuneraciones. Desde Plataforma per Catalunya queremos ser claros. El caso de Bankia debe resolverse de forma clara y ejemplar porque es un atentado contra el patrimonio común de toda nuestra sociedad. Esto no puede quedar en una comisión parlamentaria que no resolverá nada, ni podemos permitir que sea una cuestión que se vaya diluyendo en el tiempo. Es necesario dar una respuesta a la altura que la sociedad exige, hay que procesar a todos los que han realizado esta estafa, los gestores deben devolver el dinero cobrado ilegítimamente y responder con su patrimonio privado de las deudas de Bankia. No hacer esto será permitir tácitamente la estafa, reírse del robo a los ciudadanos y demostrar que la casta es sólo una asociación de malhechores con ánimo de delinquir. Lo avisamos, si la clase dirigente no da una lección ejemplar sobre el caso Bankia, las consecuencias políticas serán imprevisibles


De Bankia a Claus o cómo especular con el dinero de los Santboianos

Viure Sant Boi estiu 2012


Hace pocas semanas salía a la luz la estafa contable que Bankia había perpetrado. el banco presidido por el ex ministro del pp Rodrigo Rato había declarado un beneficio de 300 millones de euros cuando en realidad había perdido 3.000 en el último año. 
No entraré a fondo y dejaré para otro día las décadas de enchufismo y clientelismo practicado por el PSC en las empresas municipales, pero sí quiero mostrar el paralelismo con la promotora municipal de viviendas ClAUS. Curiosamente, esta empresa ha declarado beneficios este año, pero se ha olvidado tal como hizo Bankia de contabilizar la pérdida de valor de sus pisos para cuadrar artificialmente las cuentas. Desde PXC hemos pedido el cierre ordenado de esta empresa. Creemos que cuanto más se prolongue la agonía más costará a los ciudadanos, que serán los que tendrán que cubrir –rescatar– con sus impuestos unas pérdidas de hasta 5 millones de euros. Para que se hagan una idea, la deuda es de 14 millones de euros, sustentada tan solo por 38 pisos con sus respectivos párquings y locales, sin contar que el suelo, al ser público, no ha tenido ningún coste. Hagan una división: podrán entender la magnitud del problema y se preguntarán en qué se ha gastado el dinero de todos los santboianos. nuestra conclusión es clara: CLAUS, en vez de hacer vivienda social, intenta hacer negocio vendiendo las viviendas más caras de la ciudad, de entre 180.000 y 340.000 €. Mientras tanto cientos de familias son desahuciadas dejando al descubierto la política social de PSC y ICV, especular con nuestros impuestos a través de las empresas municipales.