lunes, 5 de noviembre de 2012

El ayuntamiento asfixia sin compasión a los ciudadanos


En el pleno de finales de septiembre se votó la aprobación provisional de las ordenanzas fiscales para 2013. A espera de posibles alegaciones y de su posterior aprobación definitiva, desde el Grupo Municipal de Plataforma per catalunya nos desmarcamos del resto de formaciones representadas en el Ayuntamiento y fuimos los únicos en votar contra estas subidas de impuestos municipales. Este aumento, en el actual contexto de grave crisis, supone una nueva tomadura de pelo del gobierno municipal de PSC-ICV a las familias que en tantas dificultades se encuentran. El Impuesto de bienes Inmuebles (IBI) subirá un 3% y las tasas municipales lo harán un 2%, con lo que acumulan una subida de más del 50% en los últimos años. Hemos anunciado que presentaremos una alegación a la totalidad porque consideramos que es un nuevo ejemplo de asfixia a las maltrechas economías familiares y consideramos que a recaudación podría ajustarse para tender a una subida del 0%. 
Esto sería posible si la clase política local ajustase otras partidas que poco tienen que ver con la contención de la crisis.Por otra parte, desde PXC hemos pedido la revisión del catastro, que es el índice que los ayuntamientos utilizan para fijar las cuotas del IBI. Las referencias catastrales actuales tienen en Sant Boi unos valores disparados, ya que la última revisión fue en 2006, en plena burbuja inmobiliaria. Por tanto, se está pagando un IBI muy superior al que correspondería, lo cual afecta también a las plusvalías y a las operaciones de compraventa de inmuebles que sitúan el precio impositivo mínimo mucho más alto que el real, viéndose afectados compradores, herederos y propietarios.