sábado, 23 de febrero de 2013

Contra la especulación en el servicio del agua

La premsa del Baix Febrero 2013


Imagen de archivo
A principios de año conocíamos la nefasta noticia por la que la Generalitat privatizaba unilateralmente y sin ninguna causa objetiva la empresa pública Aigües Ter-Llobregat. La Area Metropolitana de Barcelona (AMB) pocos días antes preparaba el terreno con una subida de tarifa del 25% del importe con el acuerdo de CiU y PSC.
En todos los municipios de nuestra comarca en los que Plataforma per Catalunya (PxC) tiene representación hemos presentado una moción pidiendo frenar la subida injustificada del 25% en las tarifas, ya que consideramos que es una subida sin ningún tipo de lógica que no repercute en una mejora del servicio, y solo supone una especulación con un servicio básico como es el agua, asfixiando a los ciudadanos con más impuestos para pagar el desastre provocado por políticos y banqueros. Desde PxC hemos apostado por la municipalización del servicio del agua para proteger los intereses como se hace en otros municipios. Para finalizar quiero recordar que el acceso y consumo es un derecho fundamental recogido en Los Derechos Humanos, en contraposición al rentable negocio en el que lo han convertido los políticos al ceder el servicio a multinacionales que solo buscan beneficio sin tener en cuenta nada más.

El Llobregat Febrero 2013 
PSC, PP y CIU no apoyan una moción de PxC que pedía frenar el aumento de un 25% en el recibo del agua.

El Grupo Municipal de Plataforma per Catalunya (PxC) se opone también a la privatización de la empresa pública Aigües Ter-Llobregat.
Redacción - Sant Boi.- En el pasado pleno, el Grupo Municipal de Plataforma per Catalunya (PxC) presentó una moción que reclamaba al Ayuntamiento de Sant Boi rechazar la subida continuada de las tarifas del agua para el año 2013. PxC denuncia que el acuerdo tomado unilateralmente por el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) – organismo delegado del servicio – del que forma parte el alcalde Jaume Bosch, supone un encarecimiento excesivo y sin ningún tipo de razón lógica.

El regidor de PxC David Parada, considera “que los partidos municipales se desentienden de los intereses de los ciudadanos santboianos que sufren esta crisis brutal, siendo objetos de la especulación en los servicios básicos como el agua” y no entiende “porque siempre el pueblo ha de ser asfixiado pagando más impuestos para rescatar del desastre generado por políticos y banqueros”.
Según las palabras del regidor santboiano “PxC apuesta por una municipalización del servicio de gestión y la distribución del agua potable en Sant Boi, tal como se hace en otros municipios” ya que considera “que el agua es un bien común, una necesidad básica de la que no se puede hacer negocio ni especular, siendo su acceso y consumo un derecho fundamental tal como recogen los derechos humanos, y no, un negocio rentable generado por los políticos al ceder el servicio a multinacionales que solo buscan beneficio sin tener en cuenta nada más”, por lo que afirma que es un error “la privatización de la empresa pública Aigües Ter-Llobregat, donde a partir de ahora solo se buscará rentabilidad con más impuestos, subidas de precio injustificadas, y todo bajo el manto de una crisis que cada vez se asemeja más a una estafa a la ciudadanía”

viernes, 22 de febrero de 2013

El problema de la corrupción se llama sistema



Cada día nos despertemos con un nuevo caso de corrupción política. Ha llegado un punto en que sólo levantarnos nos invade un único pensamiento. ¿Quién caerá hoy? ¿A quién le tocará el turno? ¿PP, CiU o PSC-PSOE?


Hace sólo unos años la casta política pasaba desapercibida, no figuraba entre las preocupaciones del pueblo, tampoco la corrupción, que se daba por hecho que existía, pero que no estaba entre los primeros puestos de la lista. Pero la crisis está cambiando la escala de valores, ya que después del paro y los problemas de índole económico, sitúan a la política, políticos y partidos como el tercer problema de los ciudadanos. La corrupción y el fraude también se sitúan en cuarta posición. La suma de ambos hace mella, ya que generalmente están muy asociados y se situaría en segunda posición, sólo superados por el desempleo y muy por encima de los problemas económicos.
Los casos de corrupción no sólo agrietan los cimientos de la democracia popular, sino que además son un lastre que agrava la crisis de este país. Las encuestas de opinión atestiguan que la corrupción política, institucional y económica, es la mayor enfermedad que tiene España en la actualidad. Y la realidad no hace más que confirmarlo con los numerosos casos que ocupan cada día las portadas de los periódicos.
Los absurdos pactos anticorrupción que presentan aquellos que ya no tienen legitimidad para hacerlo, hacen sonrojar de rabia a nuestra sociedad, porque la corrupción, ese uso ilegal del oficio público para el beneficio personal, se acerca vertiginosamente a una cleptocracia (del griego, clepto: tomar, y cracia: fuerza = dominio de los ladrones) a la que hemos podido llegar por estar gobernados por ladrones..

Esta cleptocracia basada en el robo, que institucionaliza la corrupción, esta cleptocracia con derivaciones nepóticas, que emana por si sola clientelismo político, el enchufismo y la indiferencia por los problemas reales, hace que entre los ciudadanos crean que todo queda impune, debido a que el poder se corrompe desde la justicia, todo ello por la corrupción sistémica provocada por el sistema político y económico.
Nuestra lucha para recuperar nuestros derechos, la justicia social y libertad no se puede abandonar, es el momento de enfrentarse a una casta de dirigentes corrompida, y lo haremos desde la humildad, pero desde la rabia de ver como el fruto de nuestro trabajo y país es malgastado por una generación de políticos que confundió la gestión de lo público con una banco de pruebas de lo absurdo.

lunes, 4 de febrero de 2013

La verdad oculta sobre los cines municipales Can Castellet (II)


La semana pasada el Ayuntamiento emitía un comunicado vanagloriándose de sus altos niveles de trasparencia, valorados, eso sí, por una organización que el año pasado había calificado al Ayuntamiento de Sabadell -gobernado también por el PSC- como el más trasparente de España. Hace tiempo que dejé de creer en los premios y las valoraciones oficiales: muchas están dispuestas a comercializarse para mantener la subvención de las entidades que las sostienen, y esta hace sospechar aún más después de observar que hace pocas semanas los Mossos d’Equadra entraban en el Ayuntamiento de Sabadell para desmantelar la red de corrupción “Mercurio”, más parecida a la película el padrino -así llamaban al alcalde Bustos en las conversaciones intervenidas- que a un Ayuntamiento al servicio de sus ciudadanos. Todo ello estaba capitaneado por el secretario de Política Municipal del PSC. 

Después de esta reflexión quiero retomar un tema que dejamos suspendido en el anterior artículo, sobre los cines municipales Can Castellet. En ellos la concesión no solo pertenece a un regidor del PSC del Ayuntamiento de Pallejà, sino que, sin estar en el pliego de condiciones, se ha estado pagando agua y luz (36.000 €/año), también el IBI de la finca (9.000 €/año) y el seguro del contenido (cuando al propietario solo le corresponde el continente), y no se ha recibido ni un euro en concepto de concesión debido a un más que generoso y sospechoso límite de rentabilidad, que no ha tenido en cuenta los ingresos, ni la cuenta de explotación. Todo esto supone para nosotros un claro ejemplo de trato de favor y podría incurrir en un delito de malversación de fondos públicos –art. 433 del Código Penal-. Llegaremos hasta el final.