viernes, 11 de octubre de 2013

PxC no entiende que el ayuntamiento se gaste más de 50mil euros en el Barrejant mientras Sant Boi es la segunda con más paro del Baix Llobregat

El Llobregat Octubre 2013

Plataforma denuncia que el Gobierno Municipal de Sant Boi formado por PSC y ICV-EUiA destinará cerca de 1.200.000 € durante esta legislatura a otros países. Los fondos se destinarán a cosas tan incomprensibles teniendo en cuenta la situación de la ciudad como plantar cacao en centro América o subvencionar el mercado laboral en Marruecos.
El Grupo Municipal de Plataforma per Catalunya (PxC) en el Ayuntamiento de Sant Boi se ha posicionado en contra de la celebración y dispendio que supone el festival “Barrejant”, que el año pasado ya costó cerca de los 60.000 € a las arcas municipales y que este año volverá a repetir cifras. Los regidores identitarios acusan al Ayuntamiento de abstraerse de la realidad social del municipio, ya que a pocos metros de la plaza donde se celebra el concierto, hay habitualmente familias buscando en los contenedores que están situados frente al Supermercado Caprabo para poder alimentarse, mientras PSC y ICV-EUiA necesitan lavar su conciencia solidaria gastando el dinero de todos los santboianos en cuestiones totalmente eludibles. 



Mas impuestos, ningún ajuste político
PxC también lleva tiempo poniendo el grito en el cielo en la continua escala impositiva con afán recaudatorio que lleva a cabo el gobierno municipal que ha pasado de recaudar 14 millones de euros en concepto de IBI hace poco años a 23 millones de euros en 2013. Los identitarios consideran ilógico que tras esta flagrante subida impositiva no se haya contenido ni un euro en gasto político del Ayuntamiento, en gastos de representación, caterings o publicidad institucional.

Doble vara para medir diferentes actos públicos
David Parada, portavoz de PxC, considera que el Ayuntamiento tiene una doble vara de medir el descanso vecinal ante este tipo de actuaciones. Uno es cuando lo realiza una entidad, debido a la decisión de impedir la celebración de la festividad de la Cruz de Mayo en la Plaza Teresa Valls, se decidió cambiar la actividad a la Plaza Agricultura, debido a las quejas de los vecinos. Y el segundo cuando la actividad la realiza el Ayuntamiento como es en este caso el “barrejant”, colocando esté festival en la misma plaza, haciendo caso omiso a las quejas de muchos vecinos.



La reforma de las pensiones y sobre aquellos que venían a pagarlas


A finales de los años 90 comenzó un proceso de cambio demográfico en la sociedad española sin precedentes en la historia.
En pocos años un 14% de población extranjera se iba a asentar en el territorio español, la inexistencia de política en este campo ha asentado las bases para que en unos años observemos unas dramáticas consecuencias de las que aún no somos plenamente conscientes.

El masivo desembarco de millones de personas sin ningún tipo de control tenía dos lecturas, una demográfica y otra económica, venían a convertirse en la mano de obra barata de determinados sectores empresariales asociales y obsesionados en aumentar su cota de beneficio mediante la depreciación de la mano de obra. Como todo proceso de este tipo había una víctima clara: las clases medias y populares, que verían como los nuevos entraban en competencia salarial con ellos, a la vez que deterioraban el nivel de seguridad ciudadana y ponían en peligro las cuentas del estado del bienestar. De este modo los promotores de la operación de sustitución demográfica, es decir, los grandes empresarios, los políticos y la finanza internacional, tuvieron que lanzar una enorme e hipnótica campaña de propaganda para que las víctimas del proceso –convenientemente anestesiadas- aceptasen un proceso sin control que era nefasto para ellos y para sus (es decir nuestras) futuras generaciones.

Los ideólogos de la oligarquía dirigente fundamentaron esta campaña de hipnosis colectiva en un argumento tal falso como absurdo: “los inmigrantes vienen a pagarnos las pensiones”. Incluso llevando al súmmum cuando partidos que se consideran dentro de la “izquierda trasformadora” utilizan y utilizaban informes de entidades financieras como “La Caixa” para avalar datos totalmente sesgados, falsos y con objetivo económicos que distan mucho de los intereses de las clases medias y trabajadoras.

Hoy, unos años más tarde, las pensiones no paran de recortarse y reducirse, por mucho que la ministre hable de un incremento mínimo del 0’25% anual, la falacia ha quedado manifiesta, pero los siniestros ideólogos del sistema han sacado un segundo argumento, una especie de vacuna para que su mentira no se extienda: la xenofobia. Si alguien osa decir que los inmigrantes han traído problemas al mercado laboral, han colapsado nuestro sistema sanitario, han provocado problemas e inseguridad permanentemente, y además señale que aquello que nos dijeron sobre las pensiones era una burla, entonces se le pone el sambenito de “racista” o “xenófobo”, se le estigmatiza y se le aparta del debate social, no vaya a ser “contagioso”.

Dice el prestigioso economista Niño Becerra que la Historia será muy dura al juzgar las políticas de inmigración españolas durante los años 90 y principios del 2000, por las graves consecuencias que han provocado. Aquí nadie va contra ninguna persona, solo se critica una absurda política. Ahora solo nos queda pedir cuentas a quien nos presentó como salvadores de nuestra economía y paga-pensiones de nuestros mayores a un ejército de explotados a mayor beneficio del capitalismo neoliberal y del proyecto ideológico de la finanza apátrida: la sociedad multicultural del caos, la pérdida de soberanía como país y la capacidad destructiva de nuestra identidad.||
www.davidparada.com
Twitter: @davidparada_

martes, 8 de octubre de 2013

Respuesta a la Sra.Burgos una trabajadora municipal

Estimada Sra. Brugos,

Me he visto en la obligación de contestar las afirmaciones que usted ha vertido como respuesta a mi último artículo “La <<democràcia>> laboral de Sant Boi” que he publicado en la revista municipal Viure. Lo primero que tiene que saber es que la información que publico está totalmente contrastada. Mis opiniones son fruto de una reflexión tanto política como moral sobre la situación de la institución que usted pertenece como trabajadora municipal. Supongo que el hecho que yo sea regidor de este consistorio nos presupone un respeto mutuo donde los calificativos que usted vierte sobre mi sin ningún fundamento pudieran ser sustituidos por un diálogo educado que desde la discrepancia en materia laboral pudieran incidir en unas bases reales del debate. También le recuerdo que tal como exprese en mi artículo, lo que necesita Sant Boi son trabajadores municipales que gocen de la estabilidad que ofrece un puesto funcionarial que genere la independencia profesional que esta institución necesita. Por desgracia los gobiernos que han ejercido el poder municipal en nuestra ciudad se han pensado que esta institución pública es su cortijo particular. Mi obligación es hacer una oposición clara, constructiva y diferente, por lo que no he visto en ningún punto que haya expuesto un ápice de la “ignorancia”que usted me adjudica después del debate público que tuvo en el pleno del Ayuntamiento de San Boi el pasado 23 de Septiembre de 2013. Curiosamente en ese debate, y como ya es habitual, la Teniente Alcalde de Servicios Generales, la Sra. Maria Antonia Barragán utilizó argumentos similares y sesgados a los suyos. He de decirle que después de dos años siendo regidor de este consistorio no creo en las casualidades, ya que esta misma regidora ha sido la única persona en compartir en Facebook su respuesta, una cosa ante todo curiosa, pero quizá seré yo quién sea demasiado susceptible con ciertas coincidencias.


Nuestro planteamiento político en materia laboral municipal
Nuestra crítica ha sido la poca disposición del gobierno municipal para dar oportunidades a ejercer una oposición interna por parte de los trabajadores municipales. Tampoco entendemos la política de sustitución de las plazas de funcionario por laborales, que a nuestro juicio no generar la estabilidad laboral. Pero el súmmum del surrealismo es cuando la propia regidora Sra. Maria Antonia Barragán ha llegado a afirmar, que el personal laboral tenía incluso más derechos. A parte de ser una completa estupidez, solo comentando que desde la última reforma laboral el personal laboral puede ser despedido deja en evidencia cualquier suspicacia. Nuestra defensa es de todos los trabajadores municipales como ya hemos demostrado ampliamente en nuestra trayectoria, sin hacer distinciones, pero no por ello no podemos ocultar ciertos métodos del dedazo, que si usted no los ha visto será porque vive en una realidad paralela.
Conozco de sobras que el personal laboral está sometido a las normas de la función pública, incluyendo el concurso tal como queda recogido en el artículo 61 del Estatuto Básico de los Empleados Públicos, no obstante también se ve sometido a las leyes laborales, cosa que a día de hoy genera dichas inconsistencias para un gobierno municipal que se declara defensor de unos derechos laborales que sus acciones se contradicen. Por eso nosotros defendemos aquello que refleja la constitución cuando habla que el régimen general de empleo público en España debería ser funcionario, cosa que como ya comenté en este Ayuntamiento solo el 34% lo es, incumpliendo este imperativo constitucional.



Respuesta Final
Entiendo los requisitos que paso usted para acceder a dicha plantilla, pero como bien sabe hay innumerables casos en nuestro país de “oposiciones a medida”, que son legales pero no muy morales, y no quiero decir que su caso sea ese. Creo que la gran mayoría de la plantilla no ha gozado de ese tipo de facilidades. Pero como usted ha decidido personificar la respuesta que me dio, le responderé. Lo que más me ha sorprendido es que haya sido informado que cuando usted accedió al puesto del que habla, en el año 2002, con un contrato de interinaje -no con ninguna oposición pública-, su padre era miembro de la ejecutiva del PSC de Sant Boi y casualmente era compañero de trabajo del Consejero Delegado de la empresa municipal CORESSA. Esta empresa municipal aunque usted no se haya dado cuenta está plagada de gente colocada a dedo por tener un simple carnet de partido, y le vuelvo a repartir, que por suerte no son la mayoría, pero existe y son casos evidentes. Todo esto supone una falta de respeto a los cerca de 9.000 parados que existen en nuestro municipio. Entenderá que hagamos incisión en esta crítica. Es cierto que usted aprobó una oposición en el año 2010, después de gozar 8 años de interinaje, y dando por hecho que fueran públicas, supongo que usted no se presentaría sola, incluso con gente con un currículum similar al suyo, también mejor y peor, pero fue usted quién la consiguió. La felicito, pero ha de entender que después de todo lo descrito, supone para mi una situación de casualidades un tanto extrañas. Para finalizar, para no querer juzgarme ha hecho un juicio de valor sobre mi bastante extenso, sobretodo en el apartado de “ser político”. Le voy a aclarar que no soy político, tengo mi profesión y no vivo de este Ayuntamiento, cosa que me hace combinar mi vida laboral con la vida municipal. Todo ello me obliga a hacer un esfuerzo personal que quizá usted no sepa valorar. A mi nadie me puso a dedo, cosa que no pueden decir otros, porque me he ganado el respeto y el apoyo de nuestros vecinos, me puso la democracia. Le invito a reflexionar, y seguir con su trabajo. Nuestros vecinos lo necesitan, y si usted quiere le ofrezco la posibilidad de aclarar cualquier cosa que se nos haya quedado en el tintero.



Atentamente,

David Parada 

miércoles, 2 de octubre de 2013

La "democracia" laboral de Sant Boi

Viure Sant Boi Octubre 2013

Thomas Paine, intelectual americano consideraba que las sociedades son obra de nuestras necesidades y el gobierno, de nuestras perversiones. Es evidente que no andaba muy alejado de la realidad, y lo que sucede en muchos gobiernos, en este caso del ayuntamiento de Sant Boi, es la consecuencia lógica de la ausencia de democracia. En el pleno de Julio, el gobierno municipal de PSC y ICV -esos que durante décadas han enarbolado la bandera de la defensa de un trabajador que hoy reacciona al verse traicionado por quienes decían defenderlos- presentaba una de las últimas desfachateces que pretendían pasar sin que, como estaban acostumbrados, la oposición dijera nada. 


La propuesta era sustituir una plaza de funcionario que quedaba libre en la oficina de atención al ciudadano, por personal laboral. Pero, por si eso no fuera poco, la regidora María Antonia Barragán argumentó que el personal laboral incluso tiene más garantías que el personal funcionario, lo cual raya con el surrealismo. En la última década este ayuntamiento se ha dedicado a eliminar plazas de personal funcionario -actualmente en torno al 34%-, a medida que se iba jubilando, para sustituirlas por personal laboral, puestos de trabajo que no han de pasar por una oposición pública y en los que puede contratar a dedo a quienes quiera y prescindir de ellos si no bailan al son del poder municipal. Desde PXC nos hemos opuesto: es básico garantizar la independencia de la plantilla frente al gobierno de turno, para que Sant Boi sea una ciudad con futuro y no la segunda ciudad con más paro del Baix Llobregat, que es en lo que la han convertido décadas de monocolor político municipal.