lunes, 4 de noviembre de 2013

Por un pacto me vendí y del pueblo me reí

Viure Sant Boi Noviembre 2013

Josep Puigdengolas, teniente de alcalde de este Ayuntamiento, volvía a verter en su último artículo su inquina obsesiva contra nuestro Grupo Municipal. Todo ello es consecuencia del malestar que genera en el equipo de gobierno, del que él forma parte, nuestra oposición política. Para él es más fácil vincularnos al fascismo o el racismo, que afrontar el discutible pacto con el PSC y el pobre bagaje político –debido a las inexistentes competencias– que ICV tiene en este gobierno. Mover la silla de un teniente alcalde que se auto-aprobó un sueldo de 62.000 €/año tiene estas consecuencias, y más cuando esto raya en la pura incoherencia debido a las proclamas que habitualmente se dedica a verter por las redes sociales. No se puede estar indignado y cobrar en un ayuntamiento más que un diputado (60290€ de media). 
Josep Puigdengolas segundo a la izquierda y el resto
del gobierno de ICV en el ayuntamiento de Sant Boi 
Para la sociedad la palabra "fascismo" ha quedado totalmente banalizada por actitudes como las de él. A gente de ICV se la he oído utilizar refiriéndose a Mossos, consellers de interior-menos cuando estaba Saura-, presidentes del gobierno, CIU, PP, incluso con Carme Chacón cuando era ministra de interior. "Fascistas" son todos los que pensamos diferente o no actuamos según su dictado. Intentan tapar como han hundido la empresa municipal de vivienda Claus S.A., que según nuestros cálculos generará unas pérdidas de hasta 6 millones de euros. Llevan muchos años haciendo la vista gorda con el enchufismo en la empresa municipal CORESSA, y también lo hacen con los presuntos tratos de favor concedidos a un regidor del PSC de Pallejà, el cual obtuvo la concesión de los Cines Can Castellet (el ayuntamiento le ha pagado hasta 150.000 euros en costes de suministros, cuando lo tenía que hacer él).

Artículo ampliado en el Llobregat

El mes pasado en un artículo publicado en la revista municipal del Ayuntamiento de Sant Boi “viure” se iniciaba una estrategia consensuada por parte de varios partidos políticos del Ayuntamiento de Sant Boi.
El objetivo es claro, desprestigiar a la formación que yo represento en nuestra ciudad, para parar nuestra ya afianzada consolidación política y social. He de avanzarles que normalmente cuando alguien intenta cosas así, acaba consiguiendo resultados totalmente distintos. El artículo en cuestión estaba escrito por el encargado en estos menesteres, Josep Puigdengolas, Teniente Alcalde de ICV en nuestro Ayuntamiento, que vertía su inquina obsesiva contra nuestro Grupo Municipal. Hay que decir que todo ello es consecuencia del malestar que genera en el equipo de gobierno, del que él forma parte, nuestra oposición política.

Para él es más fácil vincularnos de forma esquizofrénica al fascismo o el racismo, que afrontar el discutible pacto con el PSC y el pobre bagaje político – debido a las prácticamente inexistentes competencias – que ICV tiene en este gobierno.

Mover la silla de un Teniente Alcalde que se auto-aprobó un sueldo de 62.000 €/año tiene estas consecuencias, y más cuando esto ralla en la pura incoherencia debido a las proclamas que habitualmente se dedica a verter por las redes sociales. No se puede estar indignado y cobrar en un Ayuntamiento más que un diputado (60.290 € de media).
Para la sociedad, la palabra “fascismo” ha quedado totalmente banalizada por actitudes como las de él. A gente de ICV se la he visto utilizar con Mossos, Consellers de Interior -menos cuando estaba Saura-, Presidentes del Gobierno, CiU, PP, o incluso con Carme Chacón cuando era Ministra de Interior. Al final es fácil llegar a la conclusión de que “fascistas” son todos los que pensamos diferente, o no actuamos según su dictado.


Pero sobretodo sorprende cuando este tipo de calificativos provienen de alguien que se ha fotografiado delante de murales de la banda asesina ETA, o milita en un partido que doctrinalmente proviene del comunismo, una ideología totalitaria y asesina, con 100 millones de muertos a sus espaldas.
Banalización del comunismo una ideología totalitaria y asesina
Quizá lo que intentan tapar con todo esto, es que hemos destapado como han hundido la empresa municipal de Vivienda CLAUS, SA que según nuestros cálculos generará unas pérdidas de hasta 6 millones de euros para Sant Boi. Porque llevan muchos años haciendo la vista gorda con el enchufismo en la empresa municipal CORESSA, y también lo hacen con los presuntos tratos de favor concedidos a un regidor del PSC de Pallejà, el cual obtuvo la concesión de los Cines Can Castellet, y el Ayuntamiento le ha pagado hasta 150.000 € en costes de suministros, cuando lo tenía que hacer él.

Por no hablar de la vergüenza que tiene que suponer que el sindicato CCOO, vinculado por muchos a su partido, denuncie los pasos atrás que supone el nuevo convenio colectivo con los trabajadores, y que el Ayuntamiento siempre realiza las interpretaciones que menos favorecen a los trabajadores municipales.

Y esto, solo son unos ejemplos, podréis encontrar mucho más sobre el tema en mi blog.||
www.davidparada.com
Twitter: @davidparada_