lunes, 6 de enero de 2014

Fracaso municipal en la Cabalgata 2014. Más parecida a un carnaval deslucido que lo que esperan los vecinos de Sant Boi para sus hijos




Eran muchas las voces que nos advirtieron desde dentro del Ayuntamiento sobre los experimentos que quería poner en marcha el equipo de Gobierno de PSC-ICV en esta cabalgata de reyes. Antes de nada hay que agradecer a los voluntarios y entidades que han participado en la cabalgata, ellos obviamente no tienen nada que ver ni con la organización, ni con la temática, ni tampoco con la cantidad de caramelos que se tiran desde las carrozas, ya que esto se dirige desde el Ayuntamiento. Si tenemos que señalar a alguien como responsables son el Alcalde Jaume Bosch, la regidora de cultura Montse Miravent y el equipo de gobierno formado por socialistas e ICV. El laicismo que profesan estos dos partidos no tiene que estar reñido con quitar toda la esencia tradicional de una cabalgata de reyes, ya que son muchos los padres que me han comentado que a parte de ser una cabalgata corta y rápida, se parecía más a una rúa de carnaval – en Sant Boi hacemos una estupenda- que a lo que se espera de un acontecimiento así que está destinado también a mantener la magia en los ojos de los más pequeños. Detrás de la organización parece que han existido tintes ideológicos poco comprensibles por aquellos que no respetan nuestras tradiciones, piensan que progresar es romper con ellas, cuando mantenerlas es querer el pasado, lo que somos y donde venimos, es cultura y la ilusión que nos vinculan a todas las generaciones de nuestra familia.

Desmontando las escusas municipales


Las subvenciones a las entidades que han querido participar han sido las mismas que otros años. No ha habido el acuerdo global de otros años. Es triste no conseguir sintonía para organizar una Cabalgata, dice mucho del timón de este Ayuntamiento. La seguridad relativa por el incidente puntual que se produjo el año pasado en la cabalgata Málaga no ha influido a que las cabalgatas organizadas por ciudades vecinas como Gavà, Esplugues o Viladecans se hayan desarrollado como hasta ahora, en Tarragona se han instalado maderas en las carrozas para que ningún niño se pudiera colar por debajo y en Barcelona se han utilizado cañones para poder tirar los caramelos a mayor distancia. He intentado buscar que otro municipio que se hubiera hecho algo igual con los caramelos, y sinceramente ha sido imposible encontrarlo, es más muchas ciudades como Igualada o Tarragona destacaban que este año habían tirado 800 kilos más de caramelos, solo hay que ver la cara de un niño cuando tiran los caramelos y su abuelo le ayuda a recogerlos. Mi obligación y la del Grupo Municipal de PxC es hacer oposición constructiva en todos los temas que afecten a nuestra ciudad. Pediremos explicaciones, y exigiremos que se vuelva al anterior formato cuanto menos. Obviamente el presupuesto municipal ha descendido en la organización de este año, pero cuesta entenderlo porque en los últimos años el IBI ha subido un 97%, se destinarán en esta legislatura 1.200.000 euros a proyectos en otros países, se mantiene el coche oficial del alcalde con chofer incluido que tiene un coste anual de 63.555 euros y cada mes se gastan solo en la impresión de la revista VIURE 30.000 euros sin contar las personas y medios técnicos necesarios para hacerla. Un quilo de caramelos cuesta 4 euros. Organizar algo en mejores condiciones es cosa de voluntad, los medios ya los tiene el Ayuntamiento no es una cuestión económica. Ahora ustedes pueden valorar si el gobierno municipal está a la altura.

1 comentario:

  1. David me ha gustado tu artículo y espero que desde vuestro grupo sigáis por el camino emprendido que siempre será en beneficio de los ciudadanos de Sant Boi. ¡Ánimo a ti y al equipo de PXC de Sant Boi!!!!

    ResponderEliminar