sábado, 10 de mayo de 2014

Se va el Alcalde, pero sigue la comedia

La nueva alcaldesa de Sant Boi Lluïssa Moret
fotografiándose en Sant Boi durante esta legislatura
con el condenado por corrupción del PSC Jose Ma Sala
El próximo 10 de Mayo, en un pleno extraordinario, el hasta ahora alcalde socialista de Sant Boi Jaume Bosch dimitirá para dar paso en su puesto a la tercera Teniente de Alcalde Lluïssa Moret. No seré yo quién realice una lectura interna de lo que ocurre en el seno de su formación que parece a priori ciertamente dividida, lo que a nosotros nos interesa es que significará para la ciudad este cambio. Lluïssa Moret representa la continuidad en cuanto a políticas erráticas, pero con el agravante de que será una títere del actual primer Teniente de Alcalde y también primer secretario de los socialistas en nuestra ciudad José Ángel Carcelén, el que presuntamente por cobardía no ha querido tomar esta responsabilidad, porque ya se sabe “en política los focos queman” y mejor que para “quemar” que se quemen otros. Por lo tanto nos espera una alcaldesa sin personalidad ni perfil propio donde el llamado “aparato” seguirá fijando sus prioridades, como ya hizo en la etapa anterior cuando Celso González fue primer secretario del PSC en Sant Boi.

Seguirán apostando por tanto por esa red clientelar que sobrevive gracias a subvenciones municipales, las políticas de enchufismo en la empresa municipal CORESSA, una ausencia de imaginación en cuanto a los grandes temas de la ciudad que ha relegado a Sant Boi a una posición menguante, unas nulas inversiones y unos impuestos desorbitados así como confiscatorios que no tienen explicación en una ciudad de nuestras características. Moret deja también una larga grieta en su gestión al frente de servicios sociales. Infinidad de ciudadanos han visitado nuestras oficinas estos años abrumados por el nulo apoyo que se ha recibido en estos momentos de crisis mientras ven como las ayudas sociales a la inmigración cuadriplica – según datos municipales – en términos relativos a las que recibe la gente de casa, provocando una discriminación absurda e intolerable. Tampoco podemos olvidar el problema de vivienda que existe y ante el cual tanta demagogia realizan tanto el PSC como ICV dando lecciones a bancos o instituciones pero que ellos mismos siguen sin aplicarlas ya que tenemos viviendas de propiedad municipal que no se destinan como viviendas sociales, están simplemente vacías esperando ser fruto de la más pura especulación urbanística que adecente los números de la ruinosas empresa municipal de vivienda CLAUS, nuestro pequeño Bankia municipal. En fin, se va el alcalde Bosch, pero tranquilos sigue la comedia, una comedia que a la que seguiremos haciendo oposición con seriedad y rigor.

1 comentario:

  1. David a seguir dando la batalla, como lo habéis hecho hasta ahora y antes que después obtendréis la recompensa.

    ResponderEliminar