domingo, 30 de noviembre de 2014

Corruptos, S.A.

La premsa del baix.- Corruptos: «Que todos estos sinvergüenzas desaparezcan cuanto antes». Esta frase que nos viene a la cabeza ante tanta impunidad, tanta desfachatez, ante los ya innumerables casos de corrupción, la pronunciaba ahora hace justo un año Francisco Granados, ex-mano de derecha de Esperanza Aguirre, detenido hace pocas semanas en la última operación contra la corrupción llamada “punika”.  La solución que defienden los grande partidos es seguir remendando una legislación agujereada. Esa misma solución que repiten desde los noventa revestidos de una cierta imagen de dureza, después de la aparición de los primeros casos (BOE, fondos reservados, Banco de España, Cruz Roja, Roldán…). Pero el problema de fondo es la división de poderes, porque no hay institución pública en la que no se vea la alargada mano de los partidos políticos, esa endogamia en la que han convertido las instituciones. El problema de la corrupción también es la indudable incapacidad para atraer talento, para atraer decencia. En la política solo quedan quienes no tienen nada que perder, o quienes no tienen otro medio de subsistencia. La corrupción tiene muchas caras pero que todas señalan a un sistema político obsoleto.

http://lapremsadelbaix.es/opini%C3%B3-2/corruptos-s-a.html

¿Cómo vamos a poder seguir así?

El Llobregat (Noviembre 2014).- La situación es insostenible. Esta situación ya no se podrá esconder ni con una supuesta recuperación económica. Nunca será suficiente para sacar del paro estructural a miles de personas, ni tampoco se generarán puestos de trabajo de gran calidad y bien pagados.
No hay que olvidar tampoco que los casos de corrupción y su verdadera impunidad.
Ni oposición, ni sindicatos, ni instituciones

No deja de ser obvio que las movilizaciones sociales han menguado mucho en los últimos años, y es curiosamente cuando el auge de las supuestas “fuerzas de izquierdas” o “regeneradoras” está aumentando más. Da la sensación de que la gente protesta a través de comentar las palabras que un “nuevo político” o un “viejo político” en los programas de fin de semana, convirtiendo la opinión en hecho, y todo ello en “reality show”. Obviamente con un partido de gobierno desacreditado, la oposición del PSOE apartada como referente, y unos sindicatos desacreditados el sistema necesita crear su propia vía de escape para reformularse.

El sistema crea sus válvulas de escape
El sistema, como ya hizo en el 1982 con el PSOE, avanzando la descomposición de UCD, está creando sus propios recambios para que nadie cambie de forma relevante, sino ese cambio sea mediático, con palabrería, por eso la importancia a la potenciación de la nada a través de medios de comunicación, a través de programas de televisión donde la denominada nueva política pueda opinar, opinar y opinar, pero que ello no genere ninguna diferencia sustancial. Solo hay que ver la continua rebaja de pretensiones que se está tomando en este sentido, ya se ha pasado de la ruptura a la regeneración.

Un nuevo panorama 

Aunque es muy difícil analizar los datos demoscópicos de las últimas encuestas, la clave del futuro político de España estará seguramente en lo que haga el PSOE. En las próximas elecciones municipales tendrán que comenzar a elegir con quién gobernar en muchas ciudades, y más tarde que harán en las próximas elecciones generales. No es difícil deslumbrar que posiblemente sigan el camino de lo que el Partido Socialista Europeo está haciendo con su pacto de facto en la Comisión Europea con el Partido Popular Europeo. Ese es el deseo del propio sistema canalizar la indignación, estabilizar, y después que todo siga igual, como siempre. Con lo fácil que todo cambio fuera basado en una palabra, la decencia.

En las obras municipales, primero nuestros parados

(Noviembre 2014) Viure Sant Boi.- No llevo la cuenta de la cantidad de emails, llamadas y mensajes que me han llegado las últimas semanas de muchos vecinos indignados por las obras municipales que se han estado realizando en nuestra ciudad. El arreglo de calles -entre otras cosas- concedido por el Ayuntamiento de Sant Boi (PSC-ICV) a diversas empresas constructoras está levantando ampollas. Hay que decir que las quejas vecinales son con toda la razón, y que el eslogan por el cual nos presentamos a las elecciones municipales del año 2011 –primero los de casa– hoy vuelve a tener más vigencia que nunca. Es difícil entender que un Ayuntamiento que ha estado a punto de liderar la tasa de paro en nuestra comarca, que tiene un 25% de niños en el umbral de la pobreza, así como un 20% de familias en riesgo de exclusión se gaste dinero en contratar empresas que emplean prácticamente en exclusiva a trabajadores inmigrantes, que ni viven en nuestra ciudad. Tampoco podemos olvidar en las condiciones laborales que se contratan a los mismos, donde se sigue provocando el famoso dumping laboral, la competencia desleal que más interesa al poder donde se rebaja hasta la extenuación el precio de la mano de obra. Todo ello se recubre en una pura hipocresía para un Ayuntamiento que se declara de izquierdas, el cual financia estas tropelías con esos impuestos que nos sube año tras año. Desde Plataforma per Catalunya lo tenemos claro, con dinero público primero nuestros parados, nuestros vecinos, nuestra gente. Esa es nuestra obligación.